También conocida como Fisiatría, se encarga del diagnóstico, prevención y tratamiento de

los pacientes con limitaciones funcionales agudas o crónicas, que se presentan como resultado de enfermedades o lesiones. El objetivo de manejo por esta especialidad médica es restaurar la función óptima de los pacientes, según lo permita cada enfermedad y su severidad.