Luego de ocho días de haber dado a luz a una niña; Yolanda Saravia Saravia de treinta y cinco años natural del distrito de Grocio Prado, provincia de Chincha; empezó a presentar un sangrado activo. 

“La paciente había sido operada de una cesárea en Chincha; durante el acto operatorio evidencian que presentaba una tumoración en la parte abdominal pélvica, que no había sido percatado en controles durante la gestación, es por este motivo que el paciente empieza a presentar un sangrado a causa de la tumoración y al no poder ser manejada en el nosocomio de origen es transferido al Hospital Regional de Ica, para poder hacer una evaluación más completa y manejar de la forma más apropiada al paciente” expresó el médico oncólogo Joel Alexander Rodas Aguilar.

El tumor no se pudo detectar en el embarazo probablemente por una especie de error en el diagnóstico, ya que cuando se realiza un exámen auxiliar como son las ecografías, siempre hay un rango en el que se escapan las observaciones que se puedan dar en cualquier segmento del cuerpo, en este caso es muy probable que la lesión inicial que han podido evidenciar los médicos en Chincha haya sido confundido con una especie de mioma uterino, en la medida que la gestación ha ido progresando, también la tumoración ha ido creciendo paralelamente; señalan especialistas de nuestra institución.

La paciente ingresa el día catorce de noviembre al Hospital Regional de Ica, en una etapa crítica con alto riesgo de mortalidad, en un estado que se llama shock  hipovolémico, es por este motivo que pasa directamente a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Debido a la gravedad del caso, se realiza una junta médica en la que participan especialistas afines al manejo del paciente; en cirugía oncológica, médicos especialistas de la unidad de cuidados intensivos, para poder decidir cuál es el procedimiento a seguir; en dicha reunión se evalúa los exámenes tomográficos y se concluye finalmente que la única forma de poder salvar la vida de la paciente es realizando una operación.

PROCEDIMIENTO

Teniendo en cuenta que la cirugía era la única forma de salvar la vida del paciente, la familia acepta el procedimiento. La cirugía, involucraba aperturar toda la cavidad abdominal pélvica y poder retirar el tumor retroperitoneal que presentaba la paciente, que era el causante del sangrado activo.

Primero se procedió a anestesiar al paciente, una vez evidenciado la tumoración en la cavidad abdominal pélvica, se procedió a ligar o anudar los pedículos vasculares que eran de una u otra forma arterias y venas que estaban alimentando el tumor, secuestrando sangre al interior de la tumoración. Posterior, se procedió a hacer la extirpación completa de la tumoración en bloque con segmento de vejiga, debido a que se estaba comprometiendo el tercio superior de la vejiga; entonces al poder hacer la recesión completa con este segmento de vejiga, se retira la pieza operatoria y se reconstruye el remante el residuo de vejiga; finalmente para hacer el lavado adecuado y colocación de los drenes pertinentes que permiten evaluar algún signo de sangrado oportuno.

Finalmente se procedió a cerrar la cavidad; luego de más de cinco horas la cirugía resulta un éxito. El manejo post operatorio fue nuevamente en UCI para que puedan estabilizarla y mejore el estado de sus funciones vitales como, la presión arterial, la frecuencia cardiaca, su estado de diuresis, que es la orina. La tumoración retroperitoneal, pesaba unos 8 kilos, con un tamaño de 30 por 20 centímetros. 

RECUPERACIÓN

Desde el punto de vista quirúrgico y médico, Yolanda Saravia evolucionó espectacularmente y se encontrará hasta hoy viernes 24 de noviembre en el piso de cirugía en condiciones de alta para poder continuar con su control (consultorio externo). 

“Abordar un tipo de tumor de esta magnitud en una gestante involucra que pueda haber tenido un alto riesgo de complicación del recién nacido, lo que hay que destacar en esta situación particular es que si no se hubiese hecho la coordinación respectiva en este caso de poder derivar oportunamente al paciente al hospital, la mujer probablemente hubiera fallecido” añadió Joel Alexander Rodas Aguilar.

Esta es una situación muy particular, probablemente sea el primer caso con respecto a un estado de gestación que se ha generado un estado tumoral de dicha magnitud. La paciente puede llevar una vida normal, siempre con los controles adecuados tanto por cirugía oncológica, como por oncología médica, siendo parte del manejo multidisciplinario que le compete al paciente oncológico.

PROCEDIMIENTOS DE ALTA COMPLEJIDAD 

De un tiempo a esta parte los profesionales especialistas en procedimientos de alta complejidad, ya no se concentran en la ciudad de Lima, sino en provincias, por ejemplo las especialidades de cirugía oncológica, oncología clínica, cirugías de neuro intervencionismo. La oferta de servicios en los hospitales de provincias se ha ido mejorando porque ya existe la presencia de especialidades de alta complejidad. 

“Ya muchos pacientes no tienen que viajar a Lima para recibir tratamientos de cirugías de estómagos, de colon, de páncreas que es lo que estamos haciendo hoy en día el departamento de cirugía a través de la especialidad de cirugía oncológica. Los tratamientos complejos quirúrgicos a nivel abdominal, de cabeza y cuello, también se están realizando. Estamos hablando de más de 100 procedimientos quirúrgicos altamente complejos realizados” expresó el cirujano oncólogo Alberto Choque Salcedo. 

“Me siento mejor, contenta; me han salvado la vida le agradezco bastante a los médicos, gracias a Dios estoy bien” expresó Yolanda Saravia; quien ya puede ir a casa y disfrutar de su pequeña hija y familia.

Ubicación del Hospital Regional de Ica